cerrar menu mobil
Miércoles, 08 Julio 2020
Mi novio me habla mal

Mi novio me habla mal

Desde pequeños lo valores son esenciales dentro del aprendizaje, el respeto es uno de los más importantes, sobre todo el respeto a las personas. A pesar de que se crece con el valor del respeto interiorizado, hay momento en que se hace difícil la capacidad de respetar y empatizar con tu pareja, sobre todo en momento de estrés, dificultades y peleas calurosas.

Cuando esto pasa con regularidad con tu pareja, es casi un hecho que el respeto entre ustedes ya ha dejado de existir, lo que es devastador en una relación. Las primeras muestras o indicio de que se está comenzando a faltar del respeto en una relación, son los maltratos verbales.


La forma en la que se hablan, en la que se responden, las cosas que pueden llegar a decirse y como estocada final; gritos e insultos, son las principales causas de que una relación termine siendo toxica y dañina, porque el respeto se ha perdido por completo.

Si esto está pasando en tu relación, puede que una de las causas de los gritos y malos tratos es que tu pareja se está desenamorando de ti, y en consecuencia actúa de esta manera, ya que aún no es capaz de decirte que lo mejor es separarse, así que termina exteriorizando su frustración, con malos tratos hacia a ti.


Señales de que ya no hay respeto entre la pareja

Cuando comienzan las malas palabras entre tú y tu pareja es momento de encender tus alarmas, es posible que el respeto se esté perdiendo en tu relación. Hay otras señales a las que debes estar alerta y comenzar a notar si eso está pasando con tu pareja.

Si detectas algunos indicios de falta de respeto, lo más aconsejable es que se comuniquen, habla con él y cuéntale como te hacen sentir sus malos tartos, puede que juntos definan la raíz del problema y puedan llegar a una sana solución.

  • Se ha hecho costumbre que al finalizar de discutir, esta termine con algún portazo, un golpe a la mesa o a la pared o hasta ha llegado a lanzar algún objeto contra el piso.
  • Recurre a insultos o descalificaciones que usa en tu contra, por ejemplo; “eres una imbécil, tonta” hay que ser retrasado para no mirar que…”
  • Cosas sencillas como el sarcasmo pueden llegar a convertirse en falta de respeto y pueden dar paso a la ironía con intención de lastimar a la otra persona, a menospreciar los esfuerzos y para dar a valer su punto de vista comienza a gritarte.
  • El lenguaje no verbal es más agresivo cuando discuten; usa una mirada fija y desafiante, notas que sus expresiones en la cara son de asco o rabia hacía ti, levanta su dedo índice como señalando o marcado la autoridad que tiene sobre ti, suele irrespetar tu espacio físico para lograr intimidarte y violentarte.
  • Sientes que algunas veces trata de ridiculizar tu postura o tus puntos de vista, para ello usa etiquetas peyorativas como; estás loca, que payasa eres, que patético tu comentario o eres una histérica.
  • Cuando le hablas o le haces una pregunta, de una manera grosera te retira la mirada y deja de responderte.
  • Si están hablando y la conversación comienza a ponerse un poco caldeada, cuando te toca dar tu punto de vista, busca interrumpir el dialogo de una manera brusca y no te deja terminar la frase.
  • Suele hacerte críticas poco constructivas, más bien busca destruir tu autoestima mofándose de tu aspecto o de tus opiniones.
  • No respeta tu privacidad y busca registrar tus cosas, no hay límite en tu espacio íntimo pero hace que respetes el de él; te revisa el teléfono, cartera, bolsos, etc.
  • Ve como ridícula tu manera de ser; tus expresiones religiosas, tu educación, la manera en que decides vestir o tu ideología, sobreponiendo sus preferencias y valores como lo únicos dignos y los tuyos son inferiores.
  • Cuando están reuniones con amigo o familiares, busca de evidenciar tus puntos débiles, utilizándolos como una burla. Revela datos íntimos de ustedes haciendo que te sientas expuesta y frágil delante de mucha gente, lo que va mermando el respeto y la confianza.
  • Últimamente falta a sus promesas, no tiene sentido de responsabilidad por la convivencia en pareja. Falta a su palabra cuando no cumple con cambiar para mejorar la relación y hacer que la progresen juntos.

Esta lista puede llegar a extender muchos números más abajo, pero no hace falta experimentar todas, como un check list, para darte cuenta que tu pareja te está irrespetando y está teniendo conductas dañinas que ponen en peligro la relación y tu integridad.

Lo recomendable es que, al comenzar a notar que las conductas agresivas se repiten, tomar una decisión entre ambos, para evitar un daño mayor.


Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado
 
Visto: 140